El colapso mortal de un condominio en la Florida podría obligar a ingenieros y arquitectos atónitos, asociaciones de propietarios y funcionarios locales a responder preguntas sobre si han hecho lo suficiente para mantener otros edificios con décadas de antigüedad y quién debería pagar la factura de inspecciones y mejoras más frecuentes.