En la actualidad en Panamá, los edificios son responsables del 60% del consumo eléctrico nacional a través de los sectores residencial, comercial, público, y de oficinas privadas, según estadísticas de la Secretaría Nacional de Energía (SNE) y del Plan Nacional de Energía.